Alimentación adecuada en el adulto mayor para elevar la calidad de vida recomienda DIF Zapopan

NOTICIAS SALUD Y BIENESTAR
21/Ago/2018

  • A partir de los 60 años se presentan múltiples factores que condicionan la salud, cambios fisiológicos, físicos, emocionales y sociales, los cuales pueden impactar en deficiencias nutricionales, por lo que la familia debe estar atento de sus adultos mayores.
  • Una correcta distribución de nutrientes en la dieta ayuda a preservar la masa muscular, a fortalecer el sistema inmunológico, a proteger la salud de los huesos y a mejorar la función cerebral.
  • Se recomienda comer solo alimentos naturales, como platillos cocinados en casa, y evitar alimentos industrializados. Consumir al menos tres porciones al día de proteína, como carne, pollo, pescado, huevo, queso, leche; ingerir alimentos ricos en fibra como verduras, frutas, frijoles, avena y pan integral para mejorar la función intestinal; beber agua natural durante el día.

 

La expectativa de vida ha aumentado, por lo que es importante preservar hábitos alimenticios positivos que favorezcan la salud integral de los adultos mayores, a fin de que les produzca mayor plenitud en su día a día, informó la Coordinación de Nutrición y Asistencia Alimentaria de DIF Zapopan.

 

Para ello la familia juega un papel fundamental en la vida de las personas mayores de 60 años, es quien debe estar atenta ante cualquier señal de alerta, pues múltiples factores condicionan la salud de los adultos mayores, cambios fisiológicos, físicos, emocionales y sociales, los cuales pueden impactar en deficiencias nutricionales.

 

Si no se detectada dicha situación, puede dar origen a problemas de desnutrición, y con ello a una baja capacidad de respuesta en el sistema inmune, así como a la pérdida acelerada de masa muscular y a la osteoporosis, condición que complica la recuperación de fracturas.

 

Otros factores que contribuyen a la desnutrición en los adultos mayores son, las restricciones alimentarias a causa de enfermedades, el acceso limitado a los alimentos y la falta de contacto social. Este último tiene importancia especial porque cuando los ancianos experimentan soledad pueden desencadenar  tristezas profundas y depresión, lo que conlleva a la pérdida del apetito.

 

Una correcta distribución de nutrientes en la dieta ayuda a preservar la masa muscular, a fortalecer el sistema inmunológico, a proteger la salud de los huesos y a mejorar la función cerebral.  Asimismo se evitan enfermedades cardiovasculares, anemia, dislipidemias y diabetes mellitus, entre otras.

 

“La incorporación de dietas saludables en el estilo de vida de las personas mayores pueden prevenir, retrasar o hasta revertir, algunos de los padecimientos asociados al proceso de envejecimiento”, señaló la Nutrióloga de DIF Zapopan, María del Rosario Mora Muñoz.

 

Si bien es normal que el requerimiento nutricional sea menor en esta etapa de la vida, las necesidades de proteínas, vitaminas y minerales son iguales a las de cualquier otra persona, a excepción de las grasas y los azúcares, a fin de evitar o agravar problemas de sobrepeso, hipertensión y diabetes mellitus.

 

Entre las recomendaciones de una dieta adecuada para los adultos mayores, la Nutrióloga María del Rosario Mora Muñoz, mencionó: “Es necesario reducir el consumo de hidratos de carbono simples, como azúcar, refrescos y jugos embotellados, pan dulce y harina refinada; consumir solo alimentos naturales, como platillos cocinados en casa, evitar alimentos industrializados; disminuir el consumo de grasas, especialmente las de origen animal”.

 

La especialista agregó otros puntos de gran ayuda para preservar la salud alimentaria de la gente mayor: “Que se consuman al menos tres porciones al día de proteína, como carne, pollo, pescado, huevo, queso, leche; ingerir alimentos ricos en fibra como las verduras, frutas, frijoles, avena y pan integral para mejorar la función intestinal; beber agua natural durante el día; evitar los alimentos que contengan cafeína y el alcohol”.

 

Además se enfatizó la importancia de suplementar vitaminas, especialmente la vitamina “D”, “C”, complejo “B”, y minerales como calcio, hierro y zinc, siempre por prescripción médica según las necesidades personales. Así como visitar a un profesional de la salud que los oriente a mejorar la alimentación.

 

Otro aspecto que debe tomarse en cuenta es la actividad física, existen ejercicios adecuados para cada edad y condición de vida, los cuales mejoran la movilidad, proporcionan fuerza en los músculos, mantienen la capacidad cognitiva, fortalecen los huesos y al sistema inmune, además de generar sensación de bienestar.

 

Finalmente es muy importante convivir con el adulto mayor, de esta manera se pueden observar sus hábitos alimenticios, y si vive solo es necesario apoyarlo en la compra de sus alimentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Tu ayuda es muy importante ¡Suma aquí!
Denuncia corrupción
APORTA